¿Cuál es la causa del fracaso y dificultad de las matemáticas en el aprendizaje?
¿Qué es y cómo influye la disciplina escolar en el aprendizaje?
"El carácter formativo y funcional de las matemáticas en el Aprendizaje"
Teorías del Aprendizaje
"La percepción del alumno de primaria de acuerdo al Desarrollo Psicosocial"
Influencia de percepción de estudiantes sobre tareas de matemáticas en rendimiento académico
Rendimiento escolar: Fracaso y éxito académico
"La influencia de las tareas y de factores motivacionales en el aprendizaje de las matemáticas"
Áreas del cerebro encargadas de los aspectos matemáticos y los procedimientos mentales en la solución de problemas matemáticos
Bibliografía:
Rendimiento escolar: Fracaso y éxito académico

imagen
De acuerdo con Cuevas (2002) el rendimiento escolar se refiere al nivel de aprovechamiento del alumno a partir de los estándares educativos instituidos en una sociedad e implica desde el mínimo hasta el máximo aprovechamiento.
Algunos factores que influyen en el rendimiento académico los menciona el artículo Rendimiento en el estudio (2002) y dice que son aquellos relacionados con los profesores como: la manera en que desarrollan la clase, cómo revisan, el tipo de trabajo que dejan, el tiempo disponible. Otros factores que el artículo Rendimiento en el estudio (2002) menciona están relacionados con los alumnos y son: la capacidad mental del estudiante, interés en las materias, el esfuerzo de éste, el orden en el estudio
El mínimo o nulo desempeño se entiende como fracaso escolar y el alto desempeño se considera éxito escolar (Cuevas, 2002).
El fracaso escolar, que incluye un logro deficientes en las metas y prácticas de la escuela, abarca: reprobar grados, bajo aprovechamiento y deserción escolar (Cuevas, 2002).
De acuerdo con Cuevas (2002) el éxito escolar es el ideal y es la meta que guía a los criterios y bases para obtener dicho éxito.
La diferencia entre fracaso y éxito escolar es que el primero es considerado un problema a resolver y el segundo como lo esperado y deseado (Cuevas, 2002).
Las causas del fracaso académico pueden ser varias (Regidor, 2000). Puede ocurrir que los problemas de rendimiento aparezcan desde los primeros años de escolarización y suelen asociarse con dificultades madurativas del sistema nervioso y se solucionan con el tiempo y con una intervención temprana y adecuada (Regidor, 2000). Por otra parte los problemas que se presentan luego de varios años de escolaridad en el que las calificaciones han sido buenas sucede que ante cambios evolutivos, relacionados con los factores emocionales, el rendimiento académico disminuye (Regidor, 2000). De acuerdo con Regidor (2000) muchos expertos coinciden en destacar dos causas de fracaso escolar relacionadas con la adolescencia: la falta de motivación y los malos hábitos de estudio. Cutz (2002), señala que muchos de los problemas respecto al éxito en la escuela, giran alrededor del desarrollo de buenos hábitos de estudio y expectativas respecto a las tareas en casa. Los padres pueden desempeñar un papel importante proveyendo, estímulos, ambiente, y materiales necesarios para que el estudio sea una actividad exitosa. Una rutina de estudio establecida es muy importante , especialmente para niños pequeños de edad escolar. Tener el concepto de rutina de estudio, es tener el concepto de un calendario de tareas. Esta idea visual tiende a ser efectiva, especialmente para niños pequeños de edad escolar.
De Giraldo , Mera (2002) infieren que: el nivel socioeconómico y cultural del hogar y de la comunidad de donde proviene el escolar, determinan en parte, su nivel de información, experiencia y rendimiento.
De acuerdo con el artículo Éxito escolar (2002) las causas por los que los estudiantes fracasan son: habilidades deficientes para estudiar, motivación deficiente para estudiar, malos hábitos de estudio y actitudes académicas antisociales. Por otra parte el artículo Éxito escolar (2002) señala que cuatro factores para el éxito académico son: la habilidad académica, los conocimientos previos, la adaptación a la actividad escolar y la actitud hacia el trabajo académico. Es importante que el alumno conozca sus puntos débiles y fuertes y que reconozca que a cada materia se le debe dedicar su tiempo de estudio (JLAE, 2000).
El artículo El bueno y el malo para estudiar (2002) señala los siguientes hábitos como malos para el estudio:
· No tener idea de lo que hay que estudiar.
· No tener horario de estudio.
· No respetar el horario.
· Estudiar en cualquier lugar.
· Tener en la mesa de estudio distractores.
· No saber cuál es el sentido de estudiar.
· No tener el material necesario en el lugar en que se está estudiando.
· Que le resulte difícil al estudiante cómo estudiar.
· Al leer en silencio estar hablando de algo diferente al tema.
· No saber cómo resumir lo que se lee.
· No realizar resúmenes.
· Descartar las gráficas y dibujos.
· No investigar las palabras que no se entienden.
· Memorizar lo estudiado.
· Tomar notas al azar.
· Tener todas las materias en un solo cuaderno.
· Pasar los apuntes cuando se acercan los exámenes.
· No leer todo el material que da el profesor.
· Que al estudiante le resulte difícil expresar sus ideas.
· Estudiar solo.

Un estudiante que se aburre estudiando en clase y/o en su casa y se desespera cuando sus calificaciones son bajas puede concluir que es burro o que estudiar no es lo suyo (Regidor, 2000).
De acuerdo con Valdiviet (2002) las técnicas de estudio son de los aspectos más importantes en la educación. Según Valdiviet (2002) las técnicas de estudio son herramientas que ayudan a mejorar el rendimiento y facilitan la memorización y el estudio.
Un buen estudiante tiene hábitos de estudio buenos y actitudes positivas (JLAE, 2002). Los buenos hábitos con los que debe contar un estudiante son: empezar a una hora prevista y terminar en el tiempo estimado, hacer sólo lo necesario, tener buena presentación en los trabajos, entregar a tiempo las tareas, tener un horario establecido para el estudio diario (JLAE, 2002).
Valdiviet (2002) dice que la organización al comenzar el año escolar es muy importante. Valdiviet (2002) sugiere que se estudio diario y consiste en ver las necesidades personales del estudiante, analizar los campos más problemáticos, las prioridades inmediatas y confeccionar un horario de trabajo diario. Cutz (2002), afirma que el aprendizaje se refleja en la forma que respondemos al ambiente, a los estímulos sociales, emocionales y físicos, para entender nueva información. El estilo de aprendizaje se define como la forma en que la información es procesada. Se centra en las fortalezas y no en las debilidades.
Valdiviet (2002) sugiere que para incrementar la velocidad en la lectura se debe partir de lo que es leer. Valdiviet (2002) dice que al leer los ojos se mueven en base a saltos o fijaciones en las que se agrupan una o varias palabras y para aumentar la velocidad se deben realizar el menor número de fijaciones posibles en cada línea y que en una fijación se abarque el mayor número de palabras posibles.
Valdiviet (2002) sugiere el uso del método EPL2R (s. f.) para aumentar la comprensión lectora. El método EPL2R (s. f.) que Valdiviet (2002) sugiere consiste en lo siguiente:
· Exploración del texto.
· Preguntas que se plantean del texto.
· Lectura. La lectura debe hacerse con el ritmo propio de cada uno, haciéndose una lectura general y buscando significado de lo que se lee. Aquí se puede introducir el subrayado, notas al margen, etc.
· Respuestas a las preguntas planteadas.
· Revisión: consiste en una lectura rápida del texto en la que se ven los puntos que no quedaron claros y se completan las respuestas. En base a esto se puede hacer resúmenes o esquemas.
Valdiviet (2002) sugiere que se estudie en una habitación de uso exclusivo, sin malos olores, bien aireada y ventilada, sin mucho calor o frío, sin molestias, sin ruidos y sin ningún tipo de distracciones. También sugiere utilizar una mesa de trabajo amplia, en la que se pueda tener lo necesario para hacer la tarea o estudiar. Valdiviet (2002) sugiere además que la luz sea de preferencia natural y si no es as[i que sea blanca o azul y que proceda del lado contrario a la mano con que se escribe. Valdiviet (2002) menciona que la mesa y silla deben estar adecuadas a la altura del estudiante y que deben ser cómodas pero no en exceso. Menciona también que la silla debe tener respaldo y no ser dura. Valdiviet (2002) dice que se debe cuidar la postura y que ésta debe ser con el tronco estirado, la espalda apoyada en el respaldo de la silla a unos 30 centímetros del libro o apuntes y que estén inclinados por un atril u otro objeto.
De acuerdo con Valdiviet (2002) el objetivo de subrayar es destacar las ideas esenciales de un escrito. Valdiviet (2002) dice que el fundamento del subrayado consiste en resaltar de otro color aquellas palabras que tienen sentido y contenido y que con una lectura posterior de lo subrayado se entienda el texto. Valdiviet (2002) recomienda que el subrayado se realice a lo largo de la segunda lectura. Valdiviet (2002) también sugiere que los estudiantes se acostumbren a escribir notas a los márgenes en aquellos momentos en que algunas ideas no queden claras o para completar con otros datos ya que al hacer esto se facilita la comprensión y se amplía el conocimiento. Valdiviet (2002) dice que la segunda lectura debe ser reposada, comprensiva y analítica, además de que es el momento adecuado para hacer dichas operaciones y también es el momento para comprender las gráficas, tablas, mapas o recuadros.
Valdiviet (2002) dice que el resumen se puede hacer después de haber subrayado y estudiado el tema. Valdiviet (2002) sugiere que el resumen se haga sin volver a mirar lo leído, además dice que el resumen debe ser breve pero completo es decir que tenga las ideas fundamentales, que sea escrito con vocabulario propio, debe estar redactado en forma personal, se deben utilizar partículas de enlace entre los distintos párrafos para que haya congruencia. Valdiviet (2002) recomienda hacer tres lecturas para hacer el resumen ya que la realización de éste requiere de la comprensión del texto.
Los esquemas deben presentar las ideas principales del texto de manera clara, sencilla y lógica (Valdiviet, 2002). De acuerdo con Valdiviet (2002) la presentación del esquema debe ser limpia y clara, se deben destacar los puntos principales del texto y sub – apartados que se consideren importantes. Según Valdiviet (2002) al hacer un esquema se usan signos para resaltar ideas, también se puede subrayar, usar palabras letras mayúsculas, minúsculas, colores y tipos de letra diferentes. La realización de un esquema parte de la lectura analítica del texto y de haber subrayado (Valdiviet, 2002). Para hacer un esquema se debe separar cada contenido por puntos, rayas y subrayados, también se pueden usar las mayúsculas para señalar apartados importantes y las minúsculas para los componentes principales de dichos apartados (Valdiviet, 2002). De acuerdo con Valdiviet (2002) un esquema se escribe todo seguido y se intenta que ocupe el menor espacio posible, además no lleva nexos de unión sino que en ocasiones lleva flechas.
Valdiviet (2002) dice que para estar preparado para un examen se deben conocer el contenido de lo que se tiene que estudiar, el tipo de examen que se va a presentar y aplicar las técnicas de estudio que se han propuesto en este artículo. Valdiviet (2002) señala que la atención y concentración son fundamentales para aprovechar el tiempo de estudio, pero existen muchos elementos que influyen en la atención como: la motivación e interés para estudiar, las preocupaciones, las condiciones de lugar donde se estudia y la fatiga. Por esto Valdiviet (2002) recomienda que el mismo estudiante se motive y piense en lo que desea lograr, que se procure resolver los problemas, que se cuide el ambiente donde se estudia y que se cuide el estado físico y descanso del estudiante, además que se estudie de forma dinámica y activa, que se tomen apuntes en clase, se pregunte cuando algo no se entienda, seguir las explicaciones de la clase, ser positivo con el profesor y la materia.
· Según Valdiviet (2002) en todo proceso de estudio la memoria es uno de los elementos más importantes. Valdiviet (2002) dice que se recuerda mejor lo que ya se ha escrito es por eso que se insiste en el subrayado, resúmenes, esquemas y fichas. Las reglas mnemotécnicas son trucos que facilitan la memorización y se basan en que recordamos mejor lo que es conocido o que nosotros hemos creado (Valdiviet, 2002).
De acuerdo con Valdiviet (2002) uno de los elementos más importantes al empezar a estudiar es la organización y por eso se debe reflexionar acerca del material que se va a necesitar, el tiempo del que se dispone y establecer un horario de estudio o trabajo para todos los días del año. Valdiviet (2002) señala que el horario que se programe puede cambiarse en caso de tener un examen o trabajo. También señala Valdiviet (2002) que se debe tomar en cuenta lo que se hace a lo largo del día para que el horario sea realista y se pueda cumplir, además se debe reservar un tiempo para el descanso, también tomar en cuenta el tiempo de transporte, comida, cena y salida con los amigos, entre otras cosas. Valdiviet (2002) sugiere que el horario se realice el domingo para el resto de la semana y variarlo en caso de ser necesario.
Según Cutz (2002) , tener el concepto de una rutina de estudio, es tener el concepto de un calendario de tareas.
El artículo Rendimiento en el estudio (2002) señala que las actitudes que debe tener un estudiante son: fijarse metas, saber tomar decisiones, tener una constante búsqueda intelectual, leer y escuchar con sentido crítico, trabajar en equipo y establecer un estilo de estudio propio. Esto último, el establecer un estilo de estudio personal, requiere de conocer bien las habilidades y preferencias personales en el estudio, además es necesario seleccionar lo que se va a estudiar y los métodos que se van a emplear (JLAE, 2002).
El éxito académico consiste en el equilibrio entre el éxito académico, social y personal y se consigue a través del trabajo de padres, profesores y estudiantes en relación a un proyecto común para desarrollar las capacidades hábitos y actitudes que hacen que el alumno esté contento consigo mismo, con la escuela y la familia (Regidor, 2000).
Según Regidor (2000) para que los padres fomenten el éxito académico necesitan estar preparados para: dedicar más tiempo a la familia, fomentar la comunicación, comprender y participar en el proyecto educativo de la escuela, mejorar el ejemplo, aprender a hacer buen uso del tiempo libre.
Regidor (2000) propone que los profesores adquieran la capacidad y recursos para motivar positivamente, además de usar recursos didácticos que ayuden a realizar propuestas útiles de trabajo, hacer las clases amenas, enseñar lo importante, orientar en el estudio, estar en formación continua y disposición de autoevaluación.
Los estudiantes inteligentes y trabajadores aprueban las materias, aunque hay estudiantes que pueden sacar un mejor provecho (JLAE, 2002).
En cuanto a los alumnos Regidor (2000) sugiere que se dominen las técnicas de estudio para cada curso, se aprenda a aprender, se marquen metas que estimulen el esfuerzo, se realicen actividades que mejoren la capacidad de expresión.
De acuerdo con Lahoz (2002) evaluar es hacer un juicio del rendimiento, habilidades o conducta del alumno y descubrir el tipo de ayuda que necesita para obtener un alto rendimiento.
La evaluación es parte del proceso educativo y ayuda a valorar el progreso de los alumnos, su motivación, dificultades y eficacia en los procedimientos de enseñanza (Lahoz, 2002). Los datos de la evaluación dan información para reconducir la enseñanza (Lahoz, 2002).
De acuerdo con Lahoz (2002) la evaluación debe informar sobre si el alumno aprendió y cómo lo hizo. Lahoz (2002) dice que los procedimientos adecuados de evaluación son las pruebas y la observación. De acuerdo con Lahoz (2002) las actividades de evaluación pueden ser escritas, orales o prácticas y además considera otros datos obtenidos a lo largo del curso.
Los datos de la evaluación son útiles para el maestro, el alumno y los padres del estudiante (Lahoz, 2002). Guskey (2002) cita a Feldmesser (1971) y a Frisbie y Waltman (1992) quienes dicen que calificar permite comunicar los logros de los estudiantes a los padres, dar incentivos para aprender y fomentar la autoevaluación. También dicen que las escuelas usan las calificaciones para identificar a los alumnos con ciertos patrones y para evaluar los programas de aprendizaje. Guskey (2002) cita a Austin y McCann (1992) quienes dicen que algunas escuelas quieren lograr lo anterior en base a un método sin tener buenos resultados.
Guskey (2002) cita a Ornstein (1994) quien dice que calificar y revisar es subjetivo. Guskey (2002) cita a Hills (1991) y dicen que la percepción que el profesor tenga del comportamiento del estudiante puede influenciar al calificarlo. Guskey (2002) cita a Bennet et al. (1993) quien dice que frecuentemente los alumnos indisciplinados reciben malas calificaciones porque su comportamiento opaca su desempeño académico. Supuestamente los profesores deben evaluar en base a los exámenes y las tareas, pero algunos se ven influenciados por los sentimientos personales (Kurtus, 2001).
De acuerdo con Kurtus (2001) un profesor al que le agrade su alumno quizás le ayude en su calificación. Si al profesor no le agrada su alumno o piensa que es indisciplinado quizás le de una calificación menor a la que merece (Kurtus, 2001).
De acuerdo con Guskey (2002) los criterios de aprendizaje usados para calificar y revisar se dividen en tres categorías: criterio de producto, criterio de proceso y criterio de progreso.
Guskey (2002) cita a Cangelosi (1990) quien dice que los profesores que evalúan en base a un criterio de producto se enfocan en lo que saben y pueden hacer los estudiantes y califican en base a exámenes.
De acuerdo con Guskey (2002) el criterio de proceso muestra los resultados y cómo se llegó a ello. Los profesores que usan el criterio de proceso toman en cuenta el esfuerzo, tareas, participación en clase y asistencia (Guskey, 2002).
Guskey (2002) dice que los profesores que califican en base al criterio de progreso toman en cuenta el progreso de sus alumnos.
Guskey (2002) cita a Frary et al. (1993); Nava y Loyd (1992); y Stiggins et al. (1989) quienes dicen que el criterio de aprendizaje combina los tres tipos de criterios anteriores.
De acuerdo con Guskey (2002) algunos lineamientos para desarrollar prácticas justas y útiles para los estudiantes son: proveer descripciones precisas y comprensibles de aprendizaje y usar métodos de evaluación que promuevan el aprendizaje. Cuando Guskey (2002) se refiere al primer lineamiento, dice que evaluar debe comunicar a los estudiantes lo que saben y pueden hacer. Guskey (2002) dice que el usar métodos de evaluación que promuevan el aprendizaje facilita la comunicación entre padres y profesores para unir esfuerzos y alentar el éxito académico.
De acuerdo con Kurtus (2001) calificar a los estudiantes sirve para saber cuánto saben sobre una materia. También dice que hay tres factores determinantes en la calificación: las pruebas, las tareas y las relaciones con el profesor.
La mayor parte de la calificación está determinada por los exámenes y si se sabe el material y se es bueno para hacer exámenes esto no es problema (Kurtus, 2001).
Para estudiar para un examen se siguen los siguientes pasos: hacer un examen, contestarlo y revisarlo comparándolo con los apuntes (Traxler, 2002). Luego se debe dejar de estudiar y al día siguiente se revisa el examen con sus respuestas (Traxler, 2002).
De acuerdo con Traxler (2002) para hacer un examen se deben seguir los siguientes pasos: llegar a tiempo, poner lo necesario en el mesabanco y retirar lo innecesario, relajarse, leer todas las preguntas, dividir el número de preguntas entre la mitad del tiempo que queda para determinar cuánto tiempo debe tomar contestar cada pregunta, tener el reloj a la mano y al terminar el examen revisarlo y completar las preguntas que quedaron sin contestar.
imagen
Anterior
.
Siguiente
.